Buscar

PAPER MUSIC (Sudáfrica)

Actualizado: 4 de nov de 2019

UNA CREACIÓN DE WILLIAM KENTRIDGE & PHILIP MILLER

Paper Music es uno de los más recientes proyectos de la colaboración entre el artista visual William Kentridge, nacido en Johannesburgo, y su compatriota sudafricano Philip Miller. Su asociación artística se remonta a la película de Kentridge Felix in Exile de 1993, parte de su célebre serie Soho Eckstein, para la que Miller escribió la partitura. Paper Music es un ciclo de canto y cine ingenioso, conmovedor y ligeramente subversivo que une películas, en su mayoría animaciones basadas en el carbón y los dibujos a tinta de William Kentridge, con actuaciones musicales en directo de los vocalistas Ann Masina y Joanna Dudley, el pianista Vincenzo Pasquariello y el compositor Philip Miller. Una exploración fascinante de las relaciones entre sonido e imagen.


El énfasis de esta gran obra esta dado sobre la importancia de la palabra escrita como hilo conductor de la expresión artística, en como las letras evocan imágenes a medida que el lector se sumerge en su lectura, imágenes pictóricas y también como el proceso en sí, implica un ritmo que se traduce musicalmente más allá de la memoria. El espectador se involucra directamente observando entre otros elementos, las vicisitudes que se pueden vivir en la acción de leer; la necesidad de un ambiente apropiado, o la abstracción a la que es posible llegar mediante la lectura en condiciones adversas. Mediante su autorreflexión compartida, Kentridge nos incita a enriquecer la propia cuando leemos, o cuando las letras se escriben y se editan.

NOTAS POR WILLIAM KENTRIDGE

Nueva música para dibujos antiguos. Música reciente con películas recientes. Nueva música escrita para películas aún por hacer. Este es uno de los proyectos que nace en el estudio de Johannesburgo que conllevó a explorar las diferentes relaciones entre imagen y sonido. Cómo un sonido o pieza de música en particular te hace ver algo diferente, y cómo una imagen o película o fotograma de una película te hace escuchar música de manera diferente. Esta me parece la única razón para trabajar juntos entre las formas de dibujo y la música.


Esta relación obvia de la música con el cine conecta en la imitación de la emoción o la energía – una persecución que tiene música rápida, un romance que tiene el juego lánguido de un violín – esta es una conexión obvia de la imagen y la música en la que el uno simplemente refuerza el otro. Pero hay maneras en que la música puede actuar como la gramática, la sintaxis de las películas – particularmente con las películas animadas en las que la narrativa es fragmentaria y fragmentada.


La música te da una sensación de causa y efecto: ¿dónde comienza una nueva sección? ¿Qué causa un evento?, ¿Cómo leer la narrativa de la película?. La tercera forma en la que la música y las imágenes se unen es en cambiar la forma de ver. Hay ciertas secciones de la animación que son tan espasmódicas, en las que los cambios de fotograma a fotograma en el dibujo son tan grandes, que cuando ves la película en silencio es imposible ver –de todo lo que eres consciente es de la agresión hacia el ojo de estas imágenes. Pero si encuentras la música correcta, que tiene que ver con el ritmo, una lenta rueda de energía girando detrás de la imagen– muy a menudo la mirada real de la imagen cambia, y lo que antes era imposible de ver se ralentiza, se suaviza. Usted está preparado para ir en este viaje de construcción, de convertir estas imágenes estáticas en la apariencia de movimiento fluido.


En sí, creo que tiene que ver con la naturaleza muy específica de una imagen – un gato, una casa – y la precisión pero la indeterminación de la música. No se puede decir que esta nota es un gato, esa nota es un caballo, hay una manera en la que uno está constantemente escuchando la música y tratando de hacer una conexión entre el mundo exterior y lo que uno está sintiendo y viendo. Y esta mezcla de lo muy específico y lo muy indeterminado es para mí el corazón de la conexión entre el sonido y la imagen.


Algunas de las películas de Paper Music datan de veinte años, películas en las que estoy utilizando una técnica de animación de carbón muy simple, a la que vuelvo cada pocos años. Ahora hay diez películas en la serie. Miramos tres de estas películas – Felix in Exile (1994), Tide Table (2003) y Other Faces (2011) - dos de las cuales originalmente tenían música escrita por Philip Miller, para cuartetos de cuerda, para voz, para diferentes instrumentos – pero que ahora son re-marcados y re-compuestos, a veces con música completamente nueva, para el piano y dos voces, nuestro conjunto para toda la música en Paper Music.


También hay un conjunto de películas y música de un proyecto que examinó mi relación con Egipto, llamado Carnets d'Egypte (2010), que incluía fragmentos de plagas, de la ópera de Lully Isis Tragedie, de metrónomos que representa las pirámides nubias. El proyecto The Refusal of Time, que se hizo para Documenta 13 en Kassel en 2012, tuvo como una de sus necesidades convertir el tiempo en algún objeto material que uno podría examinar, desmontar, poner bajo un microscopio y explorar.


La forma central en que el tiempo se convirtió en material era en forma de música: la música que podía ser revertida, enviada hacia atrás, hacia adelante de nuevo, ralentizada, acelerada, cortada y collage como lo haría con los pedazos de papel de un dibujo. Los fragmentos de The Refusal of Time se incluyen en Paper Music. La negativa del tiempo fue la primera vez que trabajé con Ann Masina y con Joanna Dudley, y encontré la extraordinaria combinación entre sus voces, la música de Philip Miller y las imágenes que estábamos haciendo en este ensayo a tiempo y nuestra relación con el destino. Luego hay un conjunto de nuevas canciones llamadas Paper Music - a veces también descritas como 'música para aquellos que deberían saber mejor' - en la que hay una mezcla de fragmentos de conferencias que he dado, de textos y frases de estas conferencias convirtiéndose en el libreto de las canciones; de comenzar con los impulsos de sonido de los vocalistas, el compositor, el pianista, y trabajar desde eso en imágenes. Tomando fragmentos de películas, de papeles cayendo, de las páginas de folioscopios que se giran rápidamente – tratando de encontrar algunos, tal vez no equivalencia, pero la conversación entre el giro de las páginas y la interpretación de notas en el piano, del cambio de pensamientos con el giro de páginas y el vuelo de páginas en el aire, y las páginas y la voz trabajando juntas.




189 vistas

EL TEATRO >

El Teatro Santander se convertirá en el principal centro de promoción, formación y presentación de espectáculos, actos artísticos, dramáticos y musicales del oriente colombiano.

CONTACTO >

Calle 33 No.18 - 60

(+57) (7) 630 3091

info@teatrosantander.com